Consejos para tener una familia feliz y unida

Cómo crear felicidad en el hogar

Por en Familia con 0 Comments

Cómo construir una familia feliz y unida

Cualquier persona desea que su familia sea feliz. No hay nada mejor que poder disfrutar con alegría de tu familia al llegar a casa después del trabajo o escuela. Sin nuestra familia no podríamos vivir en equilibrio; estaríamos más vacíos, incompletos. Es por eso que hemos seleccionado una serie de consejos para tener una familia feliz y unida.

De acuerdo con Patricia Villaseñor de Badiola, coordinadora de la Clínica de Psicología de la Universidad Anáhuac México Sur, la familia es una comunidad de personas, cuya primera función es la de crear una auténtica comunidad de amor. Sin una familia el ser humano no se desarrolla fácilmente en armonía. Y es que en este núcleo social se aprende de amor, fortaleza y seguridad, lo cual contribuye a que cada persona se convierta en un ser independiente, autónomo, seguro y con capacidad de decisión.

Realmente, no hay recetas mágicas para ninguna situación de la vida, ni te podrán desvelar el “secreto” para ser una familia feliz, pero sí hay ciertas recomendaciones y buenas prácticas que te ayudarán a conseguir una mayor felicidad y armonía en tu pareja y familia.

Para crear lazos de unión familiar, la comunicación es esencial. Tanto padres como hijos deben crear pilares de confianza que garanticen la estabilidad en el hogar. Es importante que haya armonía entre todos los miembros.

Construye y vive un matrimonio o pareja feliz

Foto: iStock.

Como padres, debemos de ser conscientes que el primer ejemplo de amor que les damos a nuestros hijos somos nosotros mismos. Es por eso que es muy importante formar una sana relación con nuestra pareja basada en el respeto, el interés en el otro y el amor.

El respeto por los miembros de una familia, comienza a formarse desde pequeños. Nuestros hijos deben ir adquiriendo ese conocimiento para que se acostumbren a llevarse bien y apoyar a su familia. Demuestra diariamente y de forma incondicional el amor que sientes por cada uno de los miembros de tu familia.

Decir “Te quiero” todos los días, es una buena manera de comunicar nuestro afecto y mantener vivo el amor.

Apaga el televisor e Internet para estar con tu familia

Foto: Speakupontario.

La separación y el desinterés en las familias es provocado o acentuado por dos aparatos: la televisión e Internet. Si nos propusiéramos a dedicarle a nuestra familia el tiempo que le dedicamos a estos aparatos nuestra vida familiar sería distinta.

Aunque en este siglo la tecnología y estar conectado por las Redes Sociales es una de las actividades favoritas de los jóvenes, hay que poner límites. Establece reglas y límites claros y justos, donde se combine la disciplina con el amor. Enseña a tus hijos a mantener una hora de conversación familiar, sin interrupción de celulares, computadoras o televisión.

El rabino Shmuley Boteach dice lo siguiente: “Cuando vuelvas a casa después del trabajo, procura no llegar abatido o estresado y sobre todo no enciendas el televisor. En lugar de eso al llegar a casa pídeles que te cuenten cómo estuvo su día en la escuela y tú cuéntales cómo estuvo tu día en el trabajo, de esta manera tus hijos estarán felices de verte y te estarán esperando para platicar contigo”.

Compartir más tiempo, y de mayor calidad

Foto: bienestar.salud180.com

Últimamente nos hemos olvidado de la vital importancia que tiene la convivencia familiar. No hay pretextos para ello, ya que todos podemos dedicar unos momentos del día para hablar sobre cómo nos fue en día, jugar un juego de mesa o simplemente compartir más tiempo en familia contando viejas anécdotas.

Es imprescindible realizar actividades grupales con los nuestros, convivir en familia y organizar actividades familiares que les motiven: salir a pasear, disfrutar un juego de mesa, ver y comentar una película, almuerzos, cenas, viajes, deportes, salidas culturales, etc. con la finalidad de compartir y estrechar los lazos.

Familia que come unida, permanece unida

Foto: Thinkstock.

Compartir los alimentos en la misma mesa es una tradición que ha caído en el olvido. Motivemos a nuestra familia a compartir los alimentos aunque sea dos veces por semana. Puede ser el desayuno, la comida o la cena. Procuremos respetar esos momentos de convivencia con los celulares apagados, para que todos podamos ponerle atención a lo que dice el otro.

Quizás los horarios no permitan comer y cenar juntos todos los días. Pero es importante que todos los miembros de la familia hagan el esfuerzo de pasar  tiempo juntos. Si se consigue comer o cenar juntos cada día, la relación familiar será mucho mejor. 

La armonía de los hogares sólo se podrá encontrar si el vínculo afectivo está bien cuidado. Si no te dedicas a cuidar el vínculo afectivo y los lazos de amor entre todos los miembros de una misma familia, no existirá ninguna armonía en el hogar.

Reír juntos

Foto: Kfoods.

Contar chistes, ver películas de risa y aprender a reírse de uno mismo es muy importante para cultivar la buena armonía en un hogar y entre los miembros de la familia. Es muy importante que en el núcleo de una familia exista el buen humor y la complicidad entre padres e hijos y entre hermanos. Además la risa es muy beneficiosa para todos porque además de estar bien emocionalmente ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunológico y a mejorar la salud del corazón.

Dejar claras las responsabilidades en el hogar

Foto: Guidingtech.

Para que no se creen discusiones innecesarias dentro del hogar sobre las tareas domésticas cada uno de la casa tendrá que saber qué es lo que le corresponde hacer. Para ello hay que acostumbrar a los niños a realizar las tareas domésticas desde que son bien pequeños haciéndoles cargo de tareas que se adecuen a su edad y a su nivel madurativo.

Además, es importante que para que a nadie “se le olvide” que tiene que hacer las tareas (sobre todo para los más mayores, porque a los pequeños siempre les hace ilusión colaborar), se debe dejar claro qué es lo que se espera de cada miembro de la familia en cuanto a las tareas domésticas. Se deben involucrar a los hijos en la toma de las reglas, normas y quehaceres de la casa (hasta cierto punto), para que puedan tener opciones en las responsabilidades semanales. Por ejemplo en las tareas semanales se puede dar a escoger cosas como: ¿Qué prefieres pasear y cuidar al perro, recoger la mesa después de cada comida o sacar la basura?

En cambio, hay algunas tareas que deben cumplir obligatoriamente como la limpieza de su dormitorio, echar la ropa sucia a lavar o arreglar aquello que ensucie.

Técnica del “árbol de los problemas”

Foto: I.ytimg

Todos tenemos problemas, en el hogar, el trabajo o la escuela. Pero no hay razón para llevar las preocupaciones siempre a todos lados.

Puedes colocar en la entrada de la puerta de la casa un pequeño árbol puede ser natural o artificial y enseña a toda la familia a colgar los problemas en el árbol antes de entrar a casa. Este es un acto simbólico por el cual descargamos las preocupaciones en la puerta de casa, para que ahí se queden y no entren con nosotros, evitando transmitir nuestra angustia a los nuestros.

Por ejemplo, si nos va mal en el trabajo y llegamos con una cara larga y a encender la televisión no vamos a ganar nada. Al contrario, toda la familia puede sentirse triste, aburrida e incluso cansada.

Para eso sirve el árbol de los problemas, colgar tus problemas del trabajo o la escuela antes de entrar a convivir con la familia, te ayudará a crear un ambiente de paz y tranquilidad en tu hogar.

Fuente: iMujer y BienestarSalud180.

Todos estos consejos sin duda te ayudarán a conseguir una familia feliz y más unida, si los pones en práctica. ¡Con dedicación y amor todo se consigue!

Compartir...
Acerca del Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *